Manejo post-cosecha en viña, en Chile

De la entrevista al Ingeniero Samuel Román sobre manejo post-cosecha de viña en Chile, publicado en Red Agrícola

El manejo de la postcosecha influye en la inducción y diferenciación de yemas de la siguiente temporada.

Samuel Román define tres tipos de parrones/cepas:

PARRONES JUVENILES: Son parrones de entre 1 y 5 años de edad. Vigorosos, con mucha raíz y por tanto, con mucha capacidad para absorber nutrientes y agua del suelo y generar hormonas de crecimiento.

PARRONES ADULTOS: Son parrones de entre 5 y 10 años. Alta productividad, y cuando son bien manejados están en buenas condiciones y sin deficiencias crónicas de micronutrientes.

PARRONES GERIÁTRICOS: Los parrones geriátricos superan los 10 a 15 años de edad y sus raíces presentan claros síntomas de desgaste. Tienen muy baja población de raíces y baja producción de hormonas de crecimiento (citoquininas y giberelinas). Pueden presentar problemas por nematodos, haces vasculares obstruidos, baja producción, uva de mala calidad y además presentan follaje deteriorado.

Para apoyar a la planta en poscosecha se aplican normalmente nutrientes minerales. Al suelo NPK más algo de magnesio, y al follaje extractos de algas y aminoácidos. Los aminoácidos funcionan muy bien en la recuperación de parrones del grupo “geriátrico” y mantención del grupo “adulto”. Cuando se aplica N a una planta, el 70% que finalmente absorbe se transforma aminoácidos. Cuando la planta sufre de algún tipo de estrés -por viento, sales, falta de agua, nematodos, etc.- y se le aportan aminoácidos, a la planta se le permite ahorrar varios días y mucha energía a la hora de construir sus propios aminoácidos y posteriormente sus tejidos.

Es importante lograr que durante el verano la planta siga fotosintetizando lo mejor posible. El extracto de algas, que contiene fitohormonas, hace que la planta se recupere muy bien, así mismo los aminoácidos.

Por otra parte, se aplica boro para ayudar a la lignificación de la madera y a mejorar las condiciones de terminación de los tejidos.

La fertilización es una herramienta para potenciar a la planta pero no se saca nada con fertilizar si se riega mal, si el parrón está lleno de fruta de descarte colgando o si el follaje está deteriorado”.