Anillo verde de Vitoria, la diferencia entre diseñar jardines y hacer paisajismo

Del blog Metido en jardines, con el permiso de su autor, Mario Cardaño

Lirios floridos en Salburúa

Duro el titulo pero cierto, suena muy chulo , más fashion, decir soy paisajista para decir que uno diseña jardines (casi parece imprescindible en nuestro mundo), el paisajismo es algo más grande, tal vez menos bonito, menos lujoso, tal vez toque enfrentarse a vertederos, carreteras… pisar barro, escombros, meterse en lodazales dialécticos…y en muchos casos de forma anónima y sin un reconocimiento personal (lejos del egocentrismo del sector de los diseños de j.), por eso traigo aquí hoy un notabilísimo trabajo que se ha desarrollado y sigue vivo y en constante evolución en Vitoria, su anillo verde… un ejemplo de paisajismo con mayúsculas.

El anillo Verde de Vitoria en los 90 del pasado siglo, empieza a darse cuenta que en las áreas periurbanas crecen de forma descontrolada vertidos, escombreras, huertos ilegales que íban comiéndose las riveras del río, chabolas, transito de vehículos a motor descontrolado….)

Por lo que en una visión de futuro plantean crear una red de espacios verdes (riberas el río Zadorra, humedales de Salburua, zonas ajardinadas, huertos regulados y gestionados por el municipio…) que se uniesen entre sí y a su vez conectasen la ciudad (ya famosa por ser de las que más verde tienen  por habitante) con los montes de Vitoria.

http://www.vitoria-gasteiz.org/we001/http/img/fichas/anilloVerde/es/mapa.png

Se fija la sede de este proyecto de paisajismo, en la dehesa de Olarizu, un precioso lugar de antiguo uso ganadero comunal.

Se va gestando el plan, partiendo de dos pilares fundamentales, el ecológico y el del disfrute y esparcimiento ciudadano.  Un par de fotos como ejemplo del antes…

En estos espacios se intenta integrar las dos vertientes, un lugar apto para conservar la biodiversidad ejemplo de ello es la presencia del escaso visón europeo en algunos enclaves, los humedales de Salburua donde se dan cita aficionados a la observación de aves  por su riqueza y diversidad, que va en aumento.

A su vez estos espacios no son compartimentos estancos donde solo ser mero observador desde fuera, si no que se ha dotado a estas zonas de paseos y carriles bici.

 

La inversión y beneficios (ambientales y sociales) se suceden.

El sistema de gestión también es interesante, aprovechando su localización en el norte intentan que las praderas sean lo más variadas en especies posibles y con siegas tal y como podría realizarse para el aprovechamiento del heno, dejando que las plantas desarrollen su ciclo vital, autosembrándose, generando biodiversidad, y menores costes. Los restos de poda se compsostan por ellos mismos.

Se han puesto en marcha técnicas de fijación de los márgenes de los ríos compatibles con el entorno (labor de paisajsimo pura y dura).

 

Se ha restaurado una gravera que cuando visité la capital Alavesa tenía un aspecto fantástico, incluso pudimos ver varias especies de orquídeas silvestres.Prima el bajo consumo de agua, y bajo mantenimiento, por tanto el uso de especies autóctonas beneficia al entorno y a quien plantea y mantiene los diseños.  El aspecto es más natural tal vez que un parque, pues la esencia es conservar esa naturaleza por encima de la estética, aunque en muchos casos se aunan ambos conceptos.

 

 

Los huertos ilegales se desmantelaron y ahora, reubicados, han pasado a ser huertos sociales, que dependen del Ayuntamiento Alavés, se ceden parcelas para disfrute de los vecinos (no comercial), se les da un pequeño cursillo y tienen personal que les puede asesorar, similares a los huertos de Cruz Roja en Palencia y otras iniciativas parecidas.  En una de estas zonas (hay varias) poseen varios invernaderos donde cultivan los plantones a utilizar en plantaciones del anillo.

Habiendo así cubierto la demanda publica, que iba apropiándose de las riveras de los ríos en esos típicos huertos cercados con somieres y que se iban ocupando según iba llegando un nuevo hortelano.

Encontramos por tanto una sucesión de espacios desde arboretos, praderas, humedales, riberas, huertos….

Las infraestructuras, intentan ser lo menos dañinas para el medio, no abusando de iluminaciones ni riegos, caminos de tierra, contenedores en las entradas … para además de ahorro generar concienciación entre los usuarios.

En suma Vitoria-Gasteiz ha ganado un pulmón circular, un lugar donde conectar con la naturaleza, hacer deporte, observar aves y porque no decirlo un atractivo turístico más, el humedal de Salburúa ha recibido este pasado año 90.000 visitantes aficionados a las aves.

Agradecer a todos los integrantes del equipo del Anillo y a cabeza visible Fernando de Juana la amabilidad por la información proporcionada y por supuesto por hacer posible cosas las que os muestro, así como al Ayuntamiento de esta preciosa ciudad por haber apostado desde el principio por este proyecto.   ESKERRIK ASKO

Para mas información su web anillo verde

Espero que os haya animado a visitar este espacio y la capital Alavesa, MERECE MUY MUCHO LA PENA. Anillo verde de Vitoria, la diferencia entre diseñar jardines y hacer paisajismo.